De boca en boca

La carretera

Resulta que, durante unas vacaciones de verano, nos fuimos un amigo y yo a explorar el estado de Chiapas. Durante el viaje de dos semanas recorrimos los lugares más recónditos y las carreteras más desoladas.

Resulta que, durante unas vacaciones de verano, nos fuimos un amigo y yo a explorar el estado de Chiapas.

Durante el viaje de dos semanas recorrimos los lugares más recónditos y las carreteras más desoladas. Un día pasábamos por un trayecto de carretera que acababan de construir y que iba de Villahermosa a Palenque y, conforme íbamos avanzando, empezamos a preocuparnos porque no había ni un alma y ningún señalamiento que nos indicara cuantos kilómetros faltaban ni qué camino tomar cuando había una bifurcación.

Pasó casi una hora. Mi amigo iba manejando y, de repente, yo a lo lejos vislumbré una señal:

—¡Allí hay una! —grité—. Ojalá nos diga cuánto falta.

Seguimos avanzando y, cuando por fin nos acercamos, el letrero decía:

4-deboca-interior1

❉❉❉

Fernando Montes de Oca Sicilia es licenciado en derecho, especialista en derecho penal. Es un aficionado incondicional a los deportes —en particular al beisbol— y es amante de la buena vida, el vino, la música popular, el cine, la comida y, sobre todo, de la cerveza. No le gusta manejar en carretera.

Comments are closed.

Siempre sí, siempre no

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE