De boca en boca

De motes y confusiones

Hablando de confusiones que tienen que ver con apodos y sobrenombres, hay dos anécdotas que vale a pena contar.

Hablando de confusiones que tienen que ver con apodos y sobrenombres, hay dos anécdotas que vale a pena contar.

La primera sucedió hace muchos años en el Centro Activo Freire, alias CAF, una escuela con niños muy activos y con ningún sentido de la autoridad, liderada por diversos personajes de la izquierda mexicana. Dicha escuela se encontraba en la calle de Hortensias, en la colonia Florida, exactamente junto a una escuela de monjas para niñas.

Un día de tantos, dos alumnos jugaban en el incipiente patio del colegio con un balón, cuando, por enésima vez, lo volaron al patio del colegio de monjas. Ni tardos ni perezosos se salieron y tocaron el portón vecino para recuperar la pelota. Una monja, cansada de pasar balones, les abrió y les dijo: «No les voy a pasar ningún balón, porque ya estamos hartas de sus juegos». Al oír aquello, no lo pensaron dos veces: uno de ellos la hizo a un lado con el brazo y el otro se apresuró a entrar por la pelota.
La monja se enojó muchísimo y les pidió a ambos sus nombres «para reportarlos con su director». Se los dieron, ella los apuntó y, cuando llegó con el director del CAF, él no pudo contener la risa al escuchar:
—Vengo a reportar a dos alumnos suyos que se han portado muy majaderos.
—¿Si? ¿A quiénes, madre?
— A Carlos Marx y a Federico Engels.1 Carlos Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) son considerados los padres del comunismo y de algunas vertientes del socialismo.

II

La segunda historia ocurrió aquí mismo, en la redacción de Algarabía, con una asistente que acababa de llegar y no era precisamente la más culta.

Una de las primeras tareas que le encomendaron fue que hiciera una relación de todos los colaboradores que habían escrito tres o más artículos en la revista, para que los incluyéramos en la lista de suscriptores.

Se puso a hacerla y un día llegó muy indignada con la encargada de las suscripciones, a quien reclamó:

—Aquí hay un colaborador que ha participado más de tres veces con nosotros y del cual no tenemos ni teléfono, ni dirección, ni nada y tal parece que nunca le hemos enviado la revista.

—¡Ay, qué mal! ¿Quién es?

—Isaac Asimov.2 Isaac Asimov nació en 1920 en Rusia, pero se naturalizó estadounidense. Fue un escritor y bioquímico muy exitoso y excepcionalmente prolífico, autor de un impresionante número de obras de ciencia ficción y divulgación científica. Murió en 1992.

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE