Sin categoría

Pasos para construir un iglú

Todos sabemos que existen algunos grupos de personas que se refugian en iglúes en el norte de la Tierra –los inuit, incorrectamente llamados esquimales– pero muy pocos imaginamos cómo logran levantar esos castillos de hielo.

Cómo levantar un hogar inuit

Esta es una práctica muy antigua que no resulta tan sencilla, ya que consiste en armar un albergue utilizando solamente nieve, herramientas básicas y las propias manos.

Los iglúes pueden ser espacios cálidos y cómodos, sobre todo si se comparan con las inclemencias del tiempo en el exterior. Así que más vale aprenderse estos sencillos pasos para hacer un iglú, en caso de que le fuera necesario en su próxima visita a tierras heladas.

Usted utilizará una sierra –o varias si pretende que le ayuden sus acompañantes–, un machete o pequeña hacha y unos guantes muy gruesos e impermeables, de preferencia hechos de animales recién cazados.

  1. En un lugar donde la nieve esté bien compacta, corte bloques de 30 x 30 x 40 centímetros, los cuales deberán ser adaptados según se vayan colocando, para que embonen a la perfección.
  2. Después, en un espacio plano, dibuje un círculo en el piso. Cave aproximadamente un metro, ya que esta será la base del iglú.
  3. Una vez trazado, coloque los bloques por todo el perímetro en forma de espiral, para que al llegar a la altura máxima se unan en el centro en una especie de cúpula. El iglú se construye desde adentro.
  4. Una vez que su iglú está en pie, corte los sobrantes de los bloques que sobresalgan del interior del muro, para lograr una pared lisa. Si es necesario, rellene los agujeros con nieve.
  5. Una vez cerrado hasta la cúpula, es hora de abrir una puerta por la que apenas quepan los usuarios, para evitar así la entrada de viento helado. Ahora está listo para toda una experiencia polar.

A pesar de que el iglú se cristalizó en el imaginario popular asociado a los inuit, actualmente muy pocas personas siguen construyéndolos, en especial lo hacen algunos grupos de Canadá.

Los iglúes pueden servir como refugio temporal e individual para pasar la noche, pero los más grandes pueden albergar hasta 20 personas. Esta peculiar estructura funciona porque en el exterior las temperaturas pueden llegar hasta los -45 ºC, mientras que gracias a que no pasa el viento y al calor corporal sellado por los bloques de hielo, en el interior la temperatura puede oscilar entre los -7 ºC y los 16 ºC.

Para aprender más sobre el tema y de paso recordar un clásico de la televisión, les compartimos este capítulo de Pingu.

En Algarabía 92, correspondiente al mes de mayo, encontrará más información acerca del tema en el artículo "La gente del frío: los inuit" de Karla Covarrubias.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE