Sin categoría

María Antonieta

La portada de Algarabía 92 está inspirada en la reina María Antonieta, quien pereció bajo el filo de la guillotina en 1793. Aprende más sobre su vida y los acontecimientos que rodearon su muerte.

María Antonieta

Nació en Viena en 1755. Fue la hija de Francisco I, emperador de Austria, y de la emperatriz María Teresa. En 1770 se casó con el futuro Luis XVI, a quien habría de derrocar la Revolución Francesa de 1789.

Mujer imprudente, derrochadora y enemiga de cualquier reforma social, pronto se hizo impopular. Incitó a su marido a que les echara encima la caballería a los revolucionarios. Así se hizo famosa su frase, cruel y llena de desdén, cuando el pueblo de París se quejaba de no tener pan: «Pues si no lo tienen, que coman pasteles».

Juicio y muerte

  • Luis XVI y María Antonieta fueron acusados de irresponsabilidad, despilfarro y mal gobierno. El 2 de octubre de 1789, el pueblo se amotina e irrumpe en el palacio de Versalles amenazando a los monarcas.
  • En 1790, se les propone un plan de escape; la idea es que dejen las Tullerías y se refugien en Montmédy, cerca de la frontera. La reina está cada vez más sola, y además se le acusa de querer vender la patria a Austria.
  • El 20 de junio se produce el intento de escape y la infausta Noche de Varennes, en la que su berlina es detenida en Varennes-en-Argonne mientras la turba llega para amenazar violentamente a la familia real, que debe regresar a París.
  • Después de declaraciones fallidas, descubrimiento de papeles secretos de Luis XVI y de la aceptación de la Constitución, la Convención pide la muerte para el monarca, que es ejecutado el 21 de enero de 1793.
  • Poco después, María Antonieta es juzgada por el Tribunal Revolucionario; la acusan de complot, de conspiración y de alta traición; ella responde: «Yo no fui más que la esposa de Luis XVI, que fue el que cometió los errores, y yo acepté su voluntad».
  • El 17 de octubre de 1793, mientras subía al cadalso y el pueblo entero la abucheaba e insultaba, ella se tropezó, pisó al verdugo que estaba a punto de guillotinarla y le dijo: «disculpe señor, no lo hice a propósito».
  • Finalmente María Antonieta es guillotinada, sin haber querido confesarse. Yace enterrada en una fosa común, en el cementerio de la Madeleine, con la cabeza entre las piernas.

Para leer la historia completa de este intrigante personaje, lee el artículo “María Antonieta” en Algarabía 53 y 54 de Benedetta Craveri.

En el artículo “La guillotina” de Carlos Bautista Rojas, Algarabía 92, encontrarás la historia de este instrumento de pena capital.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE