Sin categoría

La Carrera Panamericana

Este pintoresco evento automovilístico se llama así porque se efectúa a lo largo de la carretera Panamericana en su tramo de México. Comenzó como un pretexto para atraer al turismo a la recién inaugurada carretera y demás sitios cautivadores del México de los años 50.

La Carrera Panamericana recorre una ruta de más de 3 mil kilómetros a lo largo de varios estados de la república —de sur a norte— durante más o menos una semana. Participan entre 80 y 90 vehículos, y su historia se divide en dos etapas: de 1950 a 1954 y de 1988 a la fecha.

Desde su primera edición, la Panamericana fue una de las carreras más prestigiosas del mundo, a la altura de las 24 horas de Le Mans y la Mille Miglia. Aquella vez compitieron grandes pilotos, como Alberto Ascari, Juan Manuel Fangio, Herman Lang y Johnny Mantz, y mexicanos como los hermanos Solana y el «Ché» Estrada Menocal. Además, participaron escuderías de la talla de Ferrari, Mercedes, Porsche y Maserati.

La carretera se cerraba para los competidores, todas las etapas eran de velocidad y pasaban por once estados. La primera Panamericana se corrió en 1950, desde Ciudad Juárez, Chihuahua, hasta El Ocotal, Chiapas. El resto de las carreras, incluidas las actuales, se realizan de sur a norte, desde Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, hasta alguna ciudad del norte de México.

Antes, correr la Panamericana era toda una aventura: la carrera comenzaba con un clima caluroso a nivel del mar y terminaba en la sequedad del desierto, con temperaturas extremas y a 3 mil metros sobre el nivel del mar. Los automóviles sufrían todo tipo de averías, desde ponchaduras hasta fallas en los motores. Además, no faltaba la vaca que se atravesaba en la carretera o, incluso —como en 1952—, que un zopilote se estrellara contra el parabrisas de un auto.

Los primeros cinco años de la Panamericana se caracterizaron por la gran cantidad de percances, los cuales dejaron una estela de muertos, suficiente como para calificarla de muy peligrosa. La de 1953 es la más recordada, por competitiva y accidentada. El 11 de junio de 1955, un trágico accidente en las 24 horas de Le Mans dejó 80 muertos y más de 100 heridos. Este suceso, junto con los numerosos incidentes durante las primeras cinco ediciones, provocó la clausura de la Panamericana como carrera de velocidad.

Ahora, renacida más de 30 años después —desde 1988—, es un nostálgico rally de exhibición, en el cual participan automóviles de las décadas de los 40, 50, 60 y 70. Los competidores son ex pilotos, empresarios, roqueros o amantes del automovilismo que corren más por afición que por un premio. Y la carrera, en vez de derrochar velocidad, tiene lucimiento por la belleza de las «carcachas» de lujo que asisten a ella.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE