Espejito, espejito… – Algarabía
Sin categoría

Espejito, espejito…

Un recuento histórico de cómo el hombre logró fabricar los espejos.

«Colgado en la pared, protagonista de la ciencia y del arte, el espejo ha sabido reflejar las transformaciones del pensamiento a lo largo de la historia. Los espejos, como artefactos de la cultura, fueron parte de la magia, la adivinación y la brujería, a la vez que sirvieron para simbolizar ideas del mundo religioso y encarnaron las más sofisticadas búsquedas de la ciencia.

s12-curiosidades-antiguos-espejos

Los espejos aparecen también en infinidad de retratos y pinturas, han participado de la diversión decorando teatros y ferias, y todavía hoy tienen un enigmático halo que nos impulsa a mirar la imagen que nos devuelven cuando pasamos frente a ellos.»1 Natalia Ferreiro y Rebeca Kraselsky, El ojo múltiple. El espejo y sus secretos, México: Castillo, 2006.

«Los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de hombres.» Jorge Luis Borges, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius2 Todas las citas de poema son de Jorge Luis Borges, Los espejos.

Un espejo es, en sentido estricto, una superficie reflectante suficientemente clara como para formar una imagen. Y… ¿cómo se produce el reflejo? La figura más sencilla para explicar este fenómeno es la del espejo plano sobre el que incide un haz de luz que es rebotado y desviado produciendo, a través de este mecanismo, una imagen virtual de un objeto con el mismo tamaño y forma que el real, pero con apariencia invertida.

«Yo que sentí el horror de los espejos no sólo ante el cristal impenetrable donde acaba y empieza, inhabitable, un imposible espacio de reflejos sino ante el agua especular que imita el otro azul en su profundo cielo que a veces raya el ilusorio vuelo del ave inversa o que un temblor agita».

Los arroyos y los lagos de agua mansa y limpia fueron las primeras superficies reflectantes naturales de la creación, donde por primera vez se mirara Narciso. A ellos le siguieron las piedras pulimentadas, como la obsidiana, que fue usada con esta finalidad desde aproximadamente el año 6200 a.C., por las culturas asentadas en el área ocupada por Turquía y Egipto.

s12-curiosidades-espejo-de-obsidiana

Este vidrio volcánico también tuvo un lugar importante en las culturas mesoamericanas; baste mencionar al famoso Tezcatlipoca —el dios nocturno de los aztecas—, cuyo nombre quería decir «espejo que humea». Por otro lado y del otro lado del orbe, el espejo pétreo de los chinos fue el jade.
s12-curiosidades-espejo-antiguo

Los espejos metálicos también fueron muy populares, aunque requerían de una mayor elaboración: se hacían en forma de chapas convexas de plata, de cobre fundido con estaño o de bronce muy pulimentados y, en algunas ocasiones, eran aderezados con adornos de orfebrería, perfilando así su función como asediados instrumentos de tocador para las ancestrales culturas griega, egipcia, etrusca y romana.

La existencia de este tipo de espejos fue tan duradera, que el propio Isaac Newton (1642-1727) los fabricó personalmente para añadirlos a sus telescopios.

«Espejos de metal, enmascarado espejo de caoba que en la bruma de su rojo crepúsculo disfuma ese rostro que mira y es mirado».

No obstante su larga vida útil, la fácil oxidación del metal los oscurecía y los opacaba con frecuencia, por lo que se hizo necesario explorar otras vías para su fabricación. Fue así como inició la era del vidrio fundido y soplado recubierto con plomo caliente, invención atribuida a los romanos, aunque fue muy utilizada por los alemanes y los holandeses hasta bien entrado el siglo xv.

De hecho, una de las pinturas más famosas de todos los tiempos —autoría del flamenco Jan van Eyck—, el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa (1434), reproduce uno de estos espejos con superficie cóncava, que deformaba irremediablemente la imagen reflejada.3 Este tipo de espejos se ha incorporado en los laterales de los autos con el fin de ampliar el rango de visión del conductor, aunque en ellos siempre se advierte: «Objects in the mirror are closer than they appear» —«los objetos en este espejo están más cerca de lo que aparentan.»

s12-curiosidades-arnolfini-jan-van-eyck

Eso sin contar las burbujas y otras imperfecciones propias de la fabricación del vidrio y del recubrimiento; por lo que, en la medida que la tecnología de la fabricación del vidrio mejoró, el perfeccionamiento de la imagen en el espejo fue posible.

Y así fue, la industria del vidrio europeo despegó como nunca durante el siglo xv, lo que tuvo repercusiones en la fabricación de los espejos en la primera década del siglo xvi. El lugar donde todo esto se generó fue Murano, pequeña isla de la bota itálica, muy cerca de Venecia, rincón mediterráneo donde los artesanos Dominico y Andrea d’Anzolo del Gallo inventaron, en 1507, un nuevo sistema de azogado con mercurio,4 El azogado es un procedimiento que consiste en cubrir con mercurio una superficie —el cristal en el caso de la fabricación de los espejos. El procedimiento implicaba la emanación de gases tóxicos, por lo que la palabra azogar también comenzó a designar una serie de padecimientos. que permitió el nacimiento de los espejos planos, libres de burbujas y con un mayor brillo. La moderna industria del espejo nació así de la mano de los venecianos, cuya fórmula se consideró «Secreto de Estado» y, por lo tanto, era castigada su develación con la pena de muerte.
Todo, gracias a las ganancias reportadas por estos codiciados objetos, que excedían, con mucho, a las obtenidas por las pinturas de Rafael Sanzio.

s12-curiosidades-vidrio-soplado

Cerca de 200 años después, los franceses destruyeron el cerco pagando bien el secreto que rompió el monopolio italiano. A partir de entonces se abrieron nuevas posibilidades para perfeccionar la tecnología en la fabricación de los espejos, pues el recubrimiento de mercurio era sumamente dañino, al punto de provocar diversos padecimientos, como depresión, fatiga, temblores, pérdida de memoria y otras afecciones relacionadas con el sistema nervioso central, lo que alentó el nacimiento de una leyenda negra en torno a los efectos malévolos de los espejos sobre las personas, leyenda que ha llegado hasta nuestros días bajo la advertencia de algunas abuelas: «M’jita, deja de verte en el espejo o se te va a aparecer el Diablo».

«Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro paredes de la alcoba hay un espejo, ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo que arma en el alba un sigiloso teatro».

Entre las mejoras tecnológicas introducidas en el siglo xix destaca la que Jean Foucault acuñó en 1857, al aplicar al espejo de uno de sus telescopios una fina capa de plata, con lo que inauguró una nueva forma de recubrimiento que tenía entre sus bondades la posibilidad de repetir el baño después de cierto desgaste, sin dañar la forma. El inconveniente era el costo. Años después, el aluminio sustituyó —para quedarse— a la plata, pues tiene un excelente brillo, muy buena duración y menor precio, beneficios que se observan, incluso, en los espejos modernos y que abrieron la puerta a una más amplia difusión.

s12-curiosidades-fabricacion-de-espejos

Hoy en día, los espejos están hechos a base de una capa de aluminio que es depositada sobre una plancha de vidrio, que, además de servir como soporte, protege la capa reflectante y la hace más duradera.

«Todo acontece y nada se recuerda en esos gabinetes cristalinos donde, como fantásticos rabinos, leemos los libros de derecha a izquierda».

Expresión de la ley física de la refracción, extensión del cuerpo humano que permitió a Perseo matar a Medusa y al hombre moderno observar nuevos planetas; el espejo es, sin duda, un objeto polisémico depositario de usos, leyendas y símbolos. Pensemos, querido lector, que sin ellos no existiría un género pictórico como el del autorretrato; ¿o qué sería de la pintura española sin Las meninas y La Venus en el espejo de Velázquez? Los espejos son metáfora de los más exquisitos poemas, superficie incapaz de reflejar a los seres sin alma, como los vampiros; figura ideal para imaginar realidades alternas y mundos inversos, como aquel que Lewis Carroll descubre y describe en Alicia a través del espejo.

«Dios ha creado las noches que se arman de sueños y las formas del espejo para que el hombre sienta que es reflejo y vanidad. Por eso no alarman».

Espejo del alma y espejo del cuerpo, especie de fetiche erótico ideal en los juegos del amor. Para otros, en cambio, representa el vehículo de uno de los mayores vicios: la excesiva vanidad. Como uno de los instrumentos fundamentales de la óptica, las superficies reflectantes permiten el conocimiento de la realidad visible, pero también hacen posible partir en dos o en tres a los cuerpos de aquellos incautos que aceptan participar en espectaculares actos de magia. Y qué decir de esas escalofriantes y encantadoras casas espejadas que, en cada feria, nos invitan a confundir nuestra percepción visual.

Testigo silente lleno de sabiduría, al que alguna bruja de cuento solía preguntar: «Espejito, espejito…».

❉❉❉

Texto publicado en Algarabía 26.

One thought on “Espejito, espejito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Palabras sobre palabras

Algarabía niños

Crea y personaliza

Revista del mes

Libro del mes

Taquitos de lengua

Algarabía en SDP noticias

¡Recomiéndamesta! con Ana Julia Yeyé

Publicidad

Publicidad