Sin categoría

¿Por qué nos gusta tanto el chocolate?

El chocolate es el manjar que va de lo nutritivo a lo dañino y, por tanto, a lo prohibido.

Lo depositas en tu boca y sientes cómo, al deshacerse, va cubriendo tu lengua, su paladar, tus mejillas y cada uno de sus rincones; cómo ese sabor dulce, o a veces amargo, estimula tus sentidos produciendo placer, gozo, con su aroma, su textura, su regusto. En un sola frase: satisface todos tus deseos.

El chocolate1 v. «El chocolate», en De chile, de dulce y de manteca, Colección Algarabía, México: Lectorum y Otras Inquisiciones, 2008. es un alimento que a muchos encanta, ya sea por su dulce sabor, por la calidez que infunde cuando se le bebe caliente o por todas la asociaciones de placer con que se relaciona; porque hablar de él es hacerlo también de «adicción», enamoramiento, disfrute, pasión, satisfacción, excitación, apapacho y goce. Por eso, es el manjar que va de lo nutritivo a lo dañino y, por tanto, a lo prohibido.

Según la creencia popular, comer chocolate puede provocar acné, obesidad, alergias, caries y, además, dependencia. No obstante, este último punto es tema de discusión, pues mientras algunos afirman que su capacidad de causar euforia es innegable, otros estudios científicos, realizados precisamente y en función de estos decires, manifiestan que el ansia de comer chocolate es más un patrón social que una necesidad real, pues se tendrían que consumir 15 kilos diarios para tener en el organismo la cantidad necesaria de sustancias que podrían causar adicción.

Entonces, ¿por qué nos gusta tanto el chocolate? Ello puede deberse a las sustancias que este rico alimento contiene y que, efectivamente, producen ciertos efectos en el organismo, como tranquilidad, euforia, felicidad y sedación: por un lado, el chocolate contiene triptófano, un aminoácido que, después de ingerirse, va directamente al cerebro, donde propicia la segregación de serotonina, neurotransmisor que favorece el sueño y provoca un efecto de tranquilidad, paz y felicidad. Por otro lado, posee feniletilamina, una anfetamina natural que, cuando llega al cerebro, produce euforia y bienestar emocional.

Por eso, cuando nos sentimos tristes o afligidos, tenemos un deseo intenso de comerlo. Ahora bien, esta golosina posee pequeñas cantidades de anandamida, compuesto químico que contiene también la marihuana —cannabis— y que provoca una sensación de intensa relajación. No obstante, para que sus niveles tengan efecto, se tendría que consumir mucho más que una tableta o comerlo en estado puro.

Algunos beneficios

Alivio del síndrome premenstrual —spm—: Cuando una mujer come una barra de chocolate, está consumiendo grandes cantidades de magnesio, mineral recomendado —400 miligramos al día— para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y reducir los síntomas del spm.

Efecto estimulante: Independientemente de sus efectos eufóricos, devorar un trozo de chocolate hace que tengamos mayor agilidad mental, debido a los altos niveles de carbohidratos y a la teobromina que contiene. Esta última es un alcaloide —como la cafeína— que afecta al sistema nervioso central y que funciona como diurético.

Saciedad: Debido a la gran cantidad de grasas que contiene, degustar un chocolate nos produce una rica sensación de satisfacción, que, a su vez, nos causa placer.

Así que, la diferencia entre darnos el gusto de saborear un chocolate o pecar con él se encuentra en la cantidad y no necesariamente en el alimento en sí.

Si te gustan las explicaciones simples a cosas curiosas, te recomendamos El Libro de los¿ porqués y qué onda con?, de Editorial Algarabía.


Referencias

  1. v. «El chocolate», en De chile, de dulce y de manteca, Colección Algarabía, México: Lectorum y Otras Inquisiciones, 2008.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE