Sin categoría

Cocodrilo o «el gusano de piedra» —primera de dos partes—

Flamma, flamenco
En el proceso de asignar los nombres, particularmente a los animales, interviene una amplia gama de factores que puede estar relacionada con su forma, con la similitud que guardan con otros animales o con los diversos elementos del ambiente que los rodea, con los sonidos que emiten o con sus talentos físicos o sus pautas de comportamiento, así como con el papel que han desempeñado dentro del sistema de mitos y creencias de una cultura en particular, entre otros tantos.

Por lo anterior, no es de extrañar que la elongada silueta y el inmutable reposo del cocodrilo, cuando se tumba al sol, estimulara la creatividad de los antiguos griegos para llamarle κροκοδειλοζ /krokódeilos/, es decir, «gusano de piedra».

¿Chupamirto, colibrí o picaflor?

El nombre que recibe un animal no es único, ya que varía de acuerdo con el área geográfica, la lengua o hasta la cultura. Por ejemplo, el nombre colibrí, cuyo origen es caribeño y significa «área resplandeciente», es uno de tantos que se utiliza en los países americanos para referirse a un grupo de diminutas aves de iridiscente plumaje y de impetuoso volar. Otros nombres, derivados del gusto del colibrí por alimentarse del néctar de las flores, son: picaflor, chupamirto, chuparrosa o chupaflor. En ciertos países de habla inglesa su nombre, hummingbird, tiene un significado onomatopéyico, tomado del característico zumbido —humm— provocado por el batir de sus alas.

Un nombre único

A partir del sistema binómico, todos los seres vivos conocidos hasta nuestro tiempo, y los extintos, tienen un nombre científico. Para evitar confusiones al hablar de una yubarta, de la humpback whale o de la ballena jorobada, es mejor aludir a su nombre científico: Megaptera novaeangliae.
El nombre científico, al igual que el coloquial, generalmente se construye a partir de las características físicas, de comportamiento o geográficas de la especie en cuestión.

Aedes aegypti o «el molesto o desagradable de Egipto» es el nombre que identifica al mosquito transmisor del dengue.

Pero no todo es formalidad en el mundo de la ciencia, ya que también los investigadores se divierten y matan el tedio cuando de asignar nombres científicos se trata.

Resulta notable y hasta chusco saber que una mariposa fue bautizada como «la cerveza», un dinosaurio fue nombrado Scrotum humanun, un pez se llama Batman y un escarabajo recibió el apelativo de Ytu brutus.

Lee y aprende mucho más sobre los nombres de las especies en Algarabía 31.

Fabio Germán Cupul Magaña es oceanólogo e investigador titular de la Universidad de Guadalajara en Puerto Vallarta. Su mamá le puso Fabio por sugerencia de su abuelo materno y Germán para evocar la presencia de su finado tatarabuelo. Involuntariamente, la madre del autor honró la fortaleza campesina de la familia, porque, por curioso que parezca, la etimología conjugada de su nombre es «el guerrero que cultiva habas».

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE