Sin categoría

Cerebros: hombre y mujer

Hombres y mujeres somos, al mismo tiempo, tan diferentes y tan parecidos!
¿Será que nos comportamos de acuerdo a nuestro sexo debido a los condicionamientos psicosociales? ¿Y qué hay de nuestro sustrato biológico?

A medida que se tiene acceso a técnicas más poderosas y sofisticadas para explorar nuestro cerebro, se ha evidenciado la existencia de importantes diferencias entre mujeres y hombres.

Comencemos por pasar lista a algunas características encefálicas femeninas:

Se ha encontrado que algunas regiones de la corteza cerebral del lóbulo frontal son más voluminosas en las mujeres que en los hombres. Esta zona está asociada con funciones cognitivas superiores.

La corteza límbica es más densa en las féminas, involucrando la calidad e intensidad de las respuestas emocionales.

La cantidad de neuronas en ciertas partes del córtex del lóbulo temporal —misma que se asocia con el procesamiento y comprensión del lenguaje—, también es más alta en las mujeres. Esto puede estar vinculado con el mejor desempeño femenino en tareas asociadas con la fluidez y producción verbal.

La amígdala cerebral1 de las mujeres, cuyo papel es almacenar y procesar las emociones, es más reducida que la de los varones. Por esta razón, ellas no responden tan bien como ellos a los sucesos tensionantes repentinos; sin embargo, sí son capaces de tolerar mejor el estrés prolongado o crónico.

Investigaciones recientes revelan que experimentar estrés provoca la liberación de una neurotoxina que puede causar la muerte de las neuronas del hipocampo, pero estas células en los sujetos de sexo femenino parecen estar protegidas, y tal vez allí resida esta diferencia.

En lo que se refiere a los recuerdos emocionales, se ha encontrado que, en las mujeres, se activa mayormente la parte izquierda de la amígdala cerebral, y por eso ellas son capaces de traer a la memoria detalles más finos de las situaciones emotivas.

El cuerpo calloso, un haz de fibras que permite conectar al hemisferio derecho con el izquierdo, presenta mayor grosor en las mujeres, lo que hace posible que éstas puedan hacerse cargo de varias tareas simultáneamente.

En lo que respecta a las características encefálicas masculinas, hay algunas que revisten una innegable relevancia:

Ciertas partes de la corteza cerebral parietal son de mayor volumen en los varones; esto explica por qué son capaces de desempeñarse mucho mejor en la percepción espacial. También cuentan con un mejor sentido de la dirección y una mejor ubicación en el espacio.

Este mayor volumen en la corteza parietal —relacionada con aspectos motrices—, también posibilita que los hombres tengan una mejor puntería. Sin embargo, las mujeres se desempeñan mejor en tareas de motricidad y coordinación fina, que involucran precisión de movimientos.

La amígdala cerebral —involucrada en las respuestas de activación emocional que van encadenadas con el aumento en la frecuencia cardiaca y la descarga de adrenalina—, también tiene mayor tamaño en los sujetos de sexo masculino. Esto se refleja en que, al presentarse algún evento tensionante, los varones reaccionan ante él de mejor manera.

En cuanto a los recuerdos de las emociones, en los varones se activa mayormente la parte derecha de la amígdala, y esto repercute en que no guarden un buen registro de los detalles, sino sólo de aquella situación general o panorámica que involucró aspectos emotivos.

El hipocampo de los varones es más pequeño que el de las mujeres, y esto se relaciona con la forma de aprender. Parece ser que los varones se desempeñan mejor en ambientes que involucren la oportunidad de competir, o que presenten algún grado de estrés.

En lo relativo a la química cerebral, los varones producen en promedio 50% más serotonina que las mujeres. La serotonina es un neurotransmisor asociado con las respuestas emocionales. Esto puede estar relacionado con que hay un menor número de hombres que padecen depresión.

Aún restarán decenios para que los científicos puedan concluir tajantemente si existe alguna diferencia radical entre el cerebro de los sexos. Así que a pesar de, o gracias a, estas diferencias cerebrales: Vive la différence!

Este video explica las diferencias entre el cerebro del hombre y de la mujer desde un punto de vista muy humorístico, así que disfruten sin tomarlo muy a pecho.

Si quieres saber más sobre las características y diferencias entre los sexos, te sugerimos leer el artículo “Cerebro femenino, cerebro masculino” de Luz Gómez Ávila, en Algarabía 62, p. 26.


1. La amígdala cerebral es uno de los ganglios basales, los cuales tienen conexiones neuronales complejas con la corteza cerebral y con el tálamo.



Luz Gómez Ávila estudió psicología y un doctorado en pedagogía. Es profesora e investigadora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, plantel Cuautepec. Y aunque le atrae mucho la neuropsicología y todo lo vinculado al cerebro, jamás probaría una quesadilla de sesos. De lo que se pierde.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE