X

Jorge Ibargüengoitia

Desde la redacción Jorge Ibargüengoitia

Jorge tiene razón

Jorge Ibargüengoitia era una persona común y corriente, como cualquiera de nosotros. No era un «poeta maldito», no tenía una vida bohemia como la de muchos escritores, no se llevaba con los intelectuales mexicanos, no se vestía de forma exótica, ni era un sabiondo.

Jorge Ibargüengoitia

Oración fúnebre en honor de Jorge Ibargüengoitia

En 1964 Carlos Monsiváis —en la Revista de la Universidad de México1 reclamó a Ibargüengoitia su intento por «demoler la validez literaria de dos textos de don Alfonso Reyes». Además de señalar su «radical discrepancia» con las opiniones de Ibargüengoitia, Monsiváis aprovechó para «atisbar algunos de los escollos más evidentes de la crítica en México». Ésta es la respuesta que le envío Ibargüengoitia —que fue, además, su último artículo en la Revista de la Universidad de México.

Jorge Ibargüengoitia

Si no fuéramos quienes somos —reflexiones sobre la Colonia—

En Algarabía, la observación punzante y sin concesiones de Ibargüengoitia se ha vuelto como una marca de la casa. En esta ocasión, te presentamos una reflexión —descarnada, carente de optimismo y, por eso mismo, divertidísima— acerca de una de las obsesiones de este escritor: la identidad del mexicano, en el supuesto de que hubieran sido otros, y no los españoles, los que hubieran arribado a tierras mexicanas en el siglo XVI.

busca en algarabía

Evento

Publicidad

Newsletter Algarabía