Sin categoría

Top 10 Malas madres

La madre es quizá el lazo afectivo más significativo de nuestra vida. Desafortunadamente, no siempre se tiene la suerte de contar con una mamá amorosa que brinde protección.

Existen mujeres que nunca han desarrollado instinto maternal y, lejos de ser una dulzura con sus hijos, son crueles, posesivas, descorazonadas e incluso parece que tuvieran el firme cometido de ser el peor enemigo de sus crías.
A continuación mostramos un recuento de estas señoras d el mundo cinematográfico nos hacen valorar más a nuestras queridas mamás.

Susan Sarandon en Niña bonita

«No actúes como si lo supieras todo.»
Hattie es una mamá muy especial, ya que se dedica a la vida alegre en una elegante casa de citas de Nueva Orleans —así que, sobra decirlo, las maternales enseñanzas de esta señora no son precisamente para moralistas. Cuando su hija Violet cumple 12 años, esta tiernísima progenitora negocia con la dueña del lugar y juntas organizan una subasta en la que el premio mayor es, nada menos, la virginidad de su hija… ¡Qué bonita familia!
Pretty Baby (1978) Dir. Louis Malle, con Brooke Shields, Keith Carradine y Susan Sarandon.


Victoria Tennant en Flores en el ático

«Ningún niño en esta casa va a gritar ni va a desafiarme, ¿oíste?»
Una madre tierna y perfecta esposa se convierte en un monstruo tras la muerte de su marido, obligada a regresar a la casa paterna para rehacer su vida y reconciliarse con sus padres. Para ello es necesario deshacerse de sus hijos, de modo que los encierra en el ático para ocultar su existencia, apoyada por los crueles abuelos.
Flowers in the Attic (1987). Dir. Jeffrey Bloom, con Louise Fletcher, Victoria Tennat y Kristy Swanson.


Kathleen Turner en Mi mamá es una asesina

«Detective, no se permite mascar chicle en esta casa.»
En esta comedia Turner interpreta a Beverly, una madre dispuesta a todo —y de verdad, a todo— para conseguir la felicidad de sus hijos adolescentes, pero siempre por el buen camino. Beverly asesina al muchacho que se burló de su hija, al profesor que se quejó de sus hijos, y así elimina a cualquier estorbo en la virtuosa vida de sus pequeños engendros, que ignoran las hazañas de su mami.
Serial Mom (1994). Dir. John Waters, con Kathleen Turner, Sam Waterson y Ricki Lake.


Faye Dunaway en Mamita querida

«¿Tallaste el piso del baño hoy? ¿Lo tallaste?»
Dunaway hace un crudo retrato de la vida detrás de las cámaras de la actriz Joan Crawford, quien es presentada como una madre cruel y despiadada con sus hijos adoptivos, totalmente obsesionada con la perfección y aparentemente decepcionada por la figura de su hija, obesa y sin gracia, pues no podrá llegar lejos en el mundo de la farándula.
Mommie Dearest (1981). Dir. Frank Perry, con Faye Dunaway, Diana Scarwid y Steve Forrest.


Regina Torné en Como agua para chocolate

«Tita me cuidará hasta el día en que me muera, no se casará.»
Esta madre seguramente nos recuerda a algunas abuelitas que conocemos, ya que ante la usanza de los tiempos de la Revolución, mamá Elena está determinada a arruinarle la vida a su hija menor, Tita, aunque sea «sin querer», obligándola a no casarse para que cuide de ella en su vejez. Mamá Elena es dominante y obsesiva, y no permitirá que su hija sea feliz por ningún motivo.
Como agua para chocolate (1992). Dir. Alfonso Arau, con Marco Leonardi, Lumi Cavazos y Regina Torné.


Ellen Burstyn en Réquiem por un sueño

«¡Voy a salir en TV, hijo!»
En una de las dolorosas historias que se entrelazan en esta película, esta mujer recibe una llamada telefónica diciéndole que ha sido seleccionada para participar en un programa de TV; a partir de ese día, Sara, desesperada por obtener algo de atención de su hijo, se obsesiona con adelgazar y recurre a las anfetaminas para lograrlo. Como es de esperarse, termina convirtiéndose en adicta, con el cuerpo maltrecho y la vida destrozada. Sólo para los fuertes de corazón.
Requiem for a Dream (2000) Dir. Darren Aronofsky, con Ellen Burstyn, Jared Leto y Jennifer Connelly.


Mae Questel en Historia de Nueva York

«No quiero que mamá muera… sólo que desaparezca.»
En el segmento “Oedipus Wrecks”, Sheldon —Woody Allen, para variar, haciéndola de sí mismo— es un hombre con un apego enfermizo a su madre. Un día, en un arranque de desesperación, desea que ésta desaparezca… ¡y su deseo le es concedido! El problema es que ahora la hiperprotectora viejecita se le aparece en todos lados, incluyendo en el firmamento neoyorquino. Quizá Woody Allen haya visto Vuelven los García (1947).
New York Stories (1989) Dir. Francis Ford Coppola, Woody Allen y Martin Scorcese, con Woody Allen, Mia Farrow y Mae Questel.


Kathy Bates en El aguador

«¿Alguien lastimó a mi pequeño?»
¡Esta mamá sí que mete miedo! Bobby —Adam Sandler— es un chico resentido y apocado que no consigue sino trabajar como aguador. Cuando conocemos a su mamá, comprendemos todo: sobreprotectora, mojigata, gritona, autoritaria y amargada, esta dama es el arquetipo de la “dejada” cuya vida gira en torno a su hijo y que, para que no la abandone, lo hace miedoso e inútil para la vida. Más de uno —o de una— se sentirán aludidos.
The Waterboy (1998) Dir. Frank Coruci, con Adam Sandler, Kathy Bates y Fairuza Balk.


Anne Ramsey en Bota a mamá del tren

«Mi hijo no tiene amigos… es gordo y es estúpido.»
Y si la señora Bates es de respeto, esta “cabecita de algodón” resulta verdaderamente terrorífica, ya que no para de insultar, sobajar y mangonear al chaparrón DeVito; tal es el acoso que sobre él ejerce, que un buen día el decide hacer un pacto con un divorciado para que ponga a su mamá a descansar… en un cómodo ataúd. Suena trágico y exagerado, pero al ver los «cariñitos» que prodiga esta señora, de plano dan ganas, dan ganas…
Throw Momma from the Train (1987) Dir. Danny DeVito, con Danny DeVito, Billy Crystal y Anne Ramsey.


Piper Laurie en Carrie

Si de madres trastornadas se trata, esta supera todos los límites. Margaret White es una fanática religiosa, traumatizada por el abandono del hombre al cual amó y se entregó, quien, por cierto, compartía los talentos mentales de Carrie. Cuando Margaret descubre que su hija tiene poderes telequinéticos, inmediatamente la tacha de diabólica, de enviada del infierno.

Cuando se entera de la llegada del primer periodo menstrual de su pequeña, la condena para siempre, ya que convertirse en mujer –Dios castigó a Eva por el pecado original, el sexo, el primero de todos con la sangre– es muestra de que su hija anda por mal camino y ha pecado, así como ella lo hizo una vez, recibiendo como castigo el nacimiento de Carrie. Esta madre, en definitiva desquiciada, arruina la vida de su hija, que podría haber sido normal, al grado de convertirla en asesina.
Carrie (1976). Dir. Brian De Palma, con Sissy Spacek, Piper Laurie y Amy Irving.

No te pierdas nuestro Top 10 con las mejores mamás en el cine.

  • lucia

    Si la mia saliera en el cine estaría aquí

  • Libélula Azpeitia

    Tienes toda la razón, esa es la peor mamá!

  • Alfonso Anaya

    Sally Field es Sybill ¿no?

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE