Sin categoría

Sueños hechos realidad

La capacidad de construir lo visto solamente en sueños puede parecer imposible, pero existen genios capaces de moldear las ideas para traerlas al plano de la realidad. Antoni Gaudí i Cornet, arquitecto español y máximo representante del modernismo catalán, tenía una capacidad imaginativa pocas veces vista y una asombrosa facilidad para materializar sus pensamientos.

El inigualable estilo arquitectónico de Gaudí es una de las herencias culturales más representativas de Barcelona y sus alrededores. Estas son algunas de sus más grandes obras.

Cooperativa La Obrera Mataronense (1878-1882)

La Cooperativa es una fábrica ubicada en Mataró, un municipio de Barcelona. Fue una de las primeras obras de Gaudí. Se construyeron el cuerpo de la fábrica, el edificio de servicios y una nave, aunque en un principio se había pensado en un proyecto mayor que incluía un barrio de casas y un casino.

Como sucede con casi todos sus proyectos, el diseño fue realizado tomando en cuenta la orientación solar. En algunas zonas además incluyó sus típicos mosaicos de colores. Gaudí también diseñó el estandarte de la fábrica, en el que se puede leer el nombre con una tipografía muy característica.

Casa Vicens (1883-1888)

La Casa Vicens fue el primer proyecto importante que Gaudí realizó después de haberse graduado como arquitecto. Este edificio modernista ubicado en el barrio Gracia de Barcelona, tiene influencias de la arquitectura árabe y resalta por el abundante uso de azulejos de colores.
Fue un encargo del señor Manuel Vicens i Montaner, que buscaba renovar una casa que había heredado. Cuando se le hicieron modificaciones posteriores a la casa, el nuevo arquitecto contactó a Gaudí para mantener el estilo.

El Palau Güell (1886-1890)

Gaudí diseñó cerca de 25 bocetos para la fachada del Palau Güell, con una notoria influencia del arte oriental e islámico. Las líneas de la fachada son rectas, pero el toque gaudiniano está presente en los detalles como los azulejos y los arcos decorados.
Este palacio es un digno representante del modernismo catalán y fue encargado por Eusebi Güell, uno de los grandes auspiciantes de Gaudí. Para el proyecto contó con el apoyo de su eterno ayudante Francesc Berenguer.

La Pedrera (1906-1912)

Su nombre real es Casa Milà y representa la etapa naturalista de Gaudí, cuando se enfocó en perfeccionar y remarcar su sello personal basándose en la naturaleza, cuyas formas son irregulares, torcidas y de colores muy vivos.
La Pedrera fue la última obra que Gaudí realizó antes de dedicarle todo su tiempo y esfuerzo al proyecto de la Sagrada Familia. Para conocer más acerca de esta impresionante construcción, te sugerimos visitar el sitio oficial de La Pedrera Educacio.

La Sagrada Familia (1882-?)

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia era un proyecto del arquitecto Francisco de Paula del Villar. Después de una serie de problemas le fue encargado a Gaudí, quien adaptó los planos originales al que conocemos en la actualidad, con una marcada influencia del naturalismo.
Gaudí le dedicó más de 40 años a esta construcción y en ella pudo experimentar con todas las técnicas desarrolladas durante su carrera, por lo que se puede decir que es su obra maestra. Lamentablemente no pudo terminarla, pero como estaba consciente de que tomaría muchos años hacerlo, dejó instrucciones y planos para que se continuara el trabajo.

Para conocer más de arquitectura europea, te recomendamos el artículo "Top 5: Castillos de Europa".

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE