X
Sin categoría

Manual para ser poeta: las figuras retóricas

Empecemos por el dato histórico: la retórica —que, según el DRAE, es el «arte del bien decir, de dar al lenguaje escrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o convencer», así como la «teoría de la composición literaria y de la expresión hablada» —se institucionalizó en la isla griega de Siracusa gracias a los tiranos Gelón e Hierón en el siglo V a.C.

Posteriormente, Aristóteles comenzó una teorización acerca de la retórica y la poética de los griegos, mientras que los gramáticos y filósofos medievales desarrollaron ampliamente sus teorías hasta concebir una voluminosa clasificación.

Verbo mata carita

Hasta hoy, con el fin de seducir, el discurso retórico o poético está compuesto, en principio, por cinco pasos:

1. Invención. Es la búsqueda y selección de los «materiales temáticos» apropiados a cada género discursivo.

2. Disposición. Es la estructuración y distribución de los materiales temáticos seleccionados en la invención.

3. Elocución. También conocida como elaboración lingüística discursiva de los materiales seleccionados y estructurados en los pasos anteriores.

4. Memoria. Entendida como el conjunto de recursos y técnicas de memorización del discurso.

5. Pronunciación y acción. Es decir, la realización del discurso mediante la voz y los gestos.

Al proceso antes señalado se le denomina Ars bene dicendi —«arte del buen decir»— y la parte del proceso en donde se embellece el discurso se encuentra dentro del paso tres —es decir, en la elocución— y se nombra ornatus.

s28-arte-1Junto con el Ars recte dicendi —«arte del correcto decir», o sea, la gramática—, la retórica —que incluye la poesía, en prosa o en verso, y que puede ser escrita o declamada—, tiene como uno de sus fines la seducción del oyente o el lector.
Por su parte, el ornato está dividido en dos: la elección de palabras y su combinación. En la primera se encuentran las figuras y los tropos, que son como aquellos seres grecolatinos que viven en la profundidad de los bosques y que se entrometen en todo tipo de asuntos.

Tropos y figuras

Ahora bien, no confundamos tropos con figuras; la diferencia consiste en que los tropos forman parte de las figuras y son fenómenos de naturaleza léxico-semántica; los más importantes son la metáfora, la metonimia y la sinécdoque, y son figuras de pensamiento.

La metáfora, la metonimia y la sinécdoque son los tropos más importantes, y forman parte de las figuras de pensamiento.

- Figuras de palabras o de dicción. Fenómenos de naturaleza morfológica y sintáctica, alteran la continuidad fónica y gráfica.

- Figuras de pensamiento o tropos. Fenómenos de naturaleza sintáctico-semántica e incluso pragmática que va más allá de la oración, pero directamente relacionada con la enunciación y los enunciados.

Como sostenemos la realidad mediante palabras, las figuras retóricas forman parte del proceso cognitivo y están incrustadas en todos los lados del lenguaje cotidiano, incluso en la última y en la siguiente línea que leerá. Aún más, las figuras pueden llegar a convivir dentro de una misma oración, existiendo más de tres en un solo verso. Así, la terna lengua-pensamiento-cultura hace maravillas.

s28-arte-2

Figuras retóricas

Veamos algunas figuras retóricas con su definición clásica y un ejemplo:

- Aliteración. Repetición de grupos de dos o tres fonemas y grafías.
Serpentina / serpenteante, / negra carne, / loco son, / al retorcerte jadeante / pienso en un mal torturante / que olvidó la Inquisición […] Daniel Laínez.

- Antítesis. Oposición de dos ideas, palabras, frases u oraciones.
Cuando quiero llorar no lloro, / y a veces, lloro sin querer […] Rubén Darío.

- Comparación. Paralelismo en donde uno de los ejemplos es presentado como superior o inferior al otro por intermedio de como o de un reemplazante.
No sé, me importa un pito que las mujeres / tengan los senos como magnolias o como pasas de higo, / un cutis de durazno o de papel de lija […] Oliverio Girondo.

s28-arte-3

- Elipsis. Supresión de uno o varios elementos, necesarios según las reglas gramaticales, pero prescindibles para el uso retórico.

Hijo, para descansar / es necesario dormir […] Madre, para descansar, morir […] Manuel Machado.

- Gradación. Sucesión de términos —tres por lo menos— sintácticamente equivalentes, que poseen varios semas1 Unidad mínima de significado lexical o gramatical. en común entre los cuales hay por lo menos un sema que se repite con cambios cuantitativos.

Atentado es maniatar un ciudadano, es una maldad azotarle y casi un parricidio darle muerte; ¿qué diremos de clavarle en una cruz? Cicerón.

- Hipérbaton. Alteración del orden natural —sujeto + verbo + predicado— de la frase.

Que es mi barco mi tesoro / que es mi dios la libertad […] José de Espronceda.

Al que ingrato me deja busco amante […] Sor Juana Inés de la Cruz.

- Hipérbole. Aumento o disminución cuantitativa de una o varias de las propiedades de un objeto, estado, circunstancia, etcétera. También llamado exageración.

Érase un hombre a una nariz pegado, / érase una nariz superlativa, […] érase el espolón de una galera, / érase una pirámide de Egipto, / las doce tribus de narices era […] Francisco de Quevedo.

Si quieres conocer más sobre poesía y figuras retóricas, consulta Algarabía 66.

Notice: Undefined offset: 0 in /var/www/vhosts/algarabia.com/httpdocs/wp-includes/capabilities.php on line 1190
  • Pingback: El lobo y el cordero()

  • Eric Sanabria

    Gracias por reciclar artículos de libros de lengua de tercero de ESO.

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE