Sin categoría

El Diego vanguardista

En 1907, el pintor guanajuatense Diego Rivera llegó a Europa. Su obra en esta etapa es abundante, poco conocida y asombrosa por su búsqueda en diversos estilos y vanguardias, por su contenido personal y la finura de su técnica.

Éste es el periodo en que nuestro Diego, el muralista, el indigenista y el comunista se gestaba a sí mismo.1 v. Algarabía 109, octubre de 2013: Victoria García Jolly, Arte: «Diego antes de Rivera», pp.

arte-interior1

El pasar de los años

En 1908, permanece en España estudiando a los grandes y participando en las tertulias de los hermanos Baroja, Ramón Gómez de la Serna y Ramón del Valle Inclán. Copia obras de Goya, el Greco, Velázquez, entre otros.

En 1909, viaja a Bélgica; en Brujas conoce a la también artista Angelina Beloff. Juntos visitan Londres y luego se instalan en el barrio de Montparnasse, en París.

En 1911, tras estudiar al Greco en Toledo y a Cézanne, se aproxima a lo que será su trabajo cubista con un lenguaje más personal. Regresa a París, pero enseguida viaja a Cataluña, donde incursiona en el divisionismo y el puntillismo.

En 1912, expone el Retrato de un español en el Salón de Otoño en París y concibe su primera obra cubista.

En 1914, exhibe 25 obras en la galería Berthe Weill, ésta será su única exposición individual en París.

En 1917, el crítico de arte Pierre Reverdy, quien acusa a Rivera de incluir en sus cuadros temas sobre la Revolución Mexicana que, según él, quebrantaban los «cánones» del cubismo, lo insultó de todas las maneras posibles.

Para 1918 la historia del mexicano en París había concluido. El episodio con Reverdy, la muerte de su hijo,
 el deterioro de su 
matrimonio y su relación con Marevna lo hicieron cortar con todo.

Abandonó para siempre el cubismo, se mudó con Angelina al Campo de Marte y retomó lo que había hecho recién llegado a París: estudiar a Cézanne. Pronto entendió su estructura constructivista y pintó El matemático, además de estudiar también a Rousseau.
El crítico de arte Elie Faure apoyó a Diego tras su rompimiento con el cubismo y el pintor fortaleció su trabajo realista estilo Cézanne.

En 1921, Diego regresó a México, se divorció de Angelina Beloff.

En 1957 Rivera murió en su estudio de San Ángel.

Rivera-Cézanne

Mucho se habla del parecido entre algunos trabajos de Diego Rivera y Paul Cézanne, parecido que, según dicen, incluso ha llegado a provocar confusiones al definir al autor de cada obra, por lo menos entre Naturaleza muerta (1908), de Diego Rivera, y Naturaleza muerta (1890-93), de Paul Cézanne.

Naturaleza muerta, 1908 (Diego Rivera)
arte-interior2

Naturaleza muerta, 1890-93 (Paul Cézanne)
arte-interior3

Lo cierto es que Rivera estudió profundamente a Cézanne, y, si bien hizo suyos los recursos expresivos del francés, el artista mexicano desarrolló un discurso propio, influenciado por sus ideales políticos y su amor a México, lo cual lo llevaría a la conformación de un estilo propio, que también sería de influencia para otros artistas contemporáneos.

Si quieres saber más de Diego Rivera, consulta el dossier de Algarabía 109, y para ver la obra de Cézanne citada en este artículo, visita la muestra de Obras Maestras del Museo de l’Orangerie, en el Museo Dolores Olmedo.

Referencias

  1. v. Algarabía 109, octubre de 2013: Victoria García Jolly, Arte: «Diego antes de Rivera», pp.
  2. v. Algarabía 98, noviembre de 2012: Karla Covarrubias, Arte: «Futurismo: estética de la velocidad»; pp. 73-79.

No nos gusta la Navidad

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE