Algarabía

José Revueltas, el eterno inconforme

Fue un hombre de palabras y acciones que se distinguió por anteponer su compromiso con la sociedad.

Él fue un hombre de palabras y acciones que se distinguió por anteponer su compromiso con la sociedad, por lo que la vida sería el tema de sus cuentos y sus novelas, y esta literatura le daría una justificación a sus experiencias
carcelarias y partidarias, literarias y periodísticas.

José Revueltas Sánchez nació en Durango el 20 de noviembre de 1914 en el seno de una familia de artistas, compositores y actores. Cuando tenía apenas seis años de edad se mudó con todos ellos a la colonia Roma, en la Ciudad de México; aquí cursó sus estudios aunque en 1925 decidió dejar la secundaria, poco antes de finalizar el primer año, y la terminaría después de forma autodidacta en la Biblioteca Nacional.

El 7 de noviembre de 1929 fue un hito en su vida, pues pocos días antes de cumplir 15 años, durante un mitin en el Zócalo colocó una bandera del Partido Comunista en el asta principal, por lo que fue llevado a la correccional acusado por intento de motín y sedición. Aunque fue condenado a un año y un día en prisión, obtuvo su libertad a los seis meses.

Duro crítico social, imparable narrador

A lo largo de su vida, Revueltas jamás dejó de escribir y luchar, incluso utilizó el encierro entre los muros del Palacio de Lecumberri –y más tarde en las Islas Marías–, para escribir Los muros de agua y El Apando, dos de sus trabajos más emblemáticos.

«En la memoria de Polonio la palabra “nadien” se había clavado, insólita, singular, como si fuese la suma de un número infinito de significaciones. “Nadien”, este plural triste… De nadie era la culpa, del destino, de la vida, de la pinche suerte, de “nadien”.» El Apando.

Además de sus novelas, con sus cuentos generó una de las escrituras más originales y controvertidas de la narrativa. Su mirada estuvo puesta en los humillados y los ofendidos, en los desheredados y los pobres de la tierra que ganarían el reino de los cielos porque el de este mundo estaba ocupado por los poderosos y los burgueses, la clase política, económica y el clero.

1084778

Más allá de las temáticas que abordó –que lo caracterizarían y volverían un narrador trascendente– Revueltas mostraba un mundo en descomposición, de bajas pasiones y de injusticias que comete la sociedad y los gobiernos en turno en México.

Estuvo fuertemente relacionado al teatro, pues a finales de los años 40 y principios de los 50 escribió varios textos entre los que destaca El cuadrante de la soledad, una obra que se volvería un escándalo debido a la fuerte crítica que hacía al país, colaboró como guionista, participó en las producciones cinematográgicas: La Otra, La Diosa Arrodillada, La Casa Chica, El Apando y La Noche Avanza.

Su novela El luto humano fue traducido al inglés, italiano, húngaro y francés; mientras que El apando y Antología de textos histórico-políticos llegaron a traducirse al alemán, francés y polaco.

Guiños políticos

Su incursión en la vida política del país inició cuando en 1934 fue nombrado secretario juvenil de la Confederación Sindical Unitaria de México, en el que organizó una huelga de trabajadores agrícolas en Ciudad Anáhuac, Nuevo León, donde fue detenido y enviado nuevamente a las Islas Marías.

s37-quienfue-jose-revueltas

En febrero de 1935 y tras nueve meses de encierro, el presidente Lázaro Cárdenas le concedió una amnistía y fue liberado de ahí. Luego de regresar a la Ciudad de México se integró inmediatamente al Partido Comunista Mexicano, de donde no duraría mucho pues sería expulsado en 1944. Cuatro años más tarde ingresó al Partido Popular, del cual se convirtió en candidato a diputado federal en la elección de 1949.

Revueltas también publicó algunos textos dirigidos a la clase trabajadora como Ensayo de un proletariado sin cabeza, La disyuntiva histórica del PCM, La revolución mexicana y el proletariado, Joven trabajador, ¡acá está el camino!, entre otros. Durante su acercamiento a la política también publicó El luto humano, por el cual obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1943, y el Premio Xavier Villaurrutia en 1967 por su trayectoria literaria.

«Si luchas por la libertad tienes que estar preso, si luchas por alimentos tienes que sentir hambre».

Debido a su participación en el movimiento estudiantil de 1968 fue aprehendido por la Dirección Federal de Seguridad por los delitos de invitación a la rebelión, sedición, daño en propiedad ajena, acopio de armas, robo, y muchos otros cargos inventados para llevarlo al Palacio de Lecumberri.

s37-quienfue-Revueltas2

En 1969, el también escritor Pablo Neruda redactó una carta al entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz para exigirle la liberación de José Revueltas:

«Yo reclamo la libertad de José Revueltas, entre otras cosas, porque seguramente es inocente. Además, porque tiene la genialidad de los Revueltas y también, lo que es muy importante, porque lo queremos muchísimo».

El escritor fue puesto en libertad bajo palabra el 13 de mayo de 1971, decidió reanudar sus actividades políticas y dio múltiples conferencias tanto en México como en el extranjero, donde llegó a dar curso en las universidades de Stanford y Berkeley.

Falleció el 14 de abril de 1976 y en su tumba se encuentra una de sus frases favoritas del libro Fausto de Goethe: «Gris es toda teoría, y verde el árbol de oro de la vida».

También te podrá interesar:

Octavio Paz. La clave del poema como lucidez
Música y política: una mezcla para pensarse
Zapata: El caudillo agrario

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE