Algarabia tópicos

¿Qué tan verdes son las empresas verdes?

En Algarabía Tópicos 2: Las caras de la ecología, el ingeniero ambiental Rodolfo Lacy —colaborador del premio Nobel Mario Molina— nos habla de un asunto tan polémico como apasionante: el de los «lavadores ecológicos»

En Algarabía Tópicos 2: Las caras de la ecología, el ingeniero ambiental Rodolfo Lacy —colaborador del premio Nobel Mario Molina— nos habla de un asunto tan polémico como apasionante: el de los «lavadores ecológicos», del que presentamos algunos extractos:

El término greenwashing fue acuñado por Jay Westerveld, un biólogo estadounidense que en 1986 denunció con este neologismo a los hoteles que colocaban tarjetitas en los lavabos solicitando a sus huéspedes que colgaran las toallas usadas en el baño, para evitar que la recamarera recogiera la toalla y la mandara a lavar con la escasísima agua de la región, haciendo uso de detergentes no biodegradables y blanqueadores de alta toxicidad. La verdad es que, tras la intención de evitar un desastre ecológico, muchos de estos hoteles buscaban aumentar sus ganancias disminuyendo sus costos operativos, mientras incrementaban los derroches de energía lumínica y alimentaria.

En la actualidad, greenwashing es prácticamente un fraude y aplica a todo aquello que falsamente se ostenta como «ecológico».

No dejan de aparecer productos y marcas que usan adjetivos intrínsecamente contradictorios a su naturaleza u origen: «autos verdes» con motores de combustión interna que requieren petroquímicos para funcionar; «industrias limpias» que obtienen certificados por cumplir normas ambientales laxas, negociadas con la autoridad; «ciudades sustentables» que son sumideros interminables de energía y materiales; o ecolodges construidos con madera, pero con todas las comodidades de un hotel de lujo, y ubicados en áreas naturales protegidas.

El lavado ecológico también existe en personas e ideas, pero es difícil de identificar, disfrazado de buena voluntad, como en canciones, partidos políticos, movimientos sociales u obras de arte. Haciendo un símil con el lavado de dinero que practican narcotraficantes, banqueros corruptos o políticos ladrones, el «lavado verde» —o ecológico— podría igualmente ser penado si se descubre que lo ofertado o presumido no es verdad. Mientras esto ocurre, es previsible que la gente vaya desenmascarando sola el greenwashing haciendo uso de los poderosos recursos que proporcionan las redes sociales digitales.

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE