X
Algarabía para recordar

1978: Ires y venires

1978, un año para recordar

1978 fue un súper año para muchos y no tanto para otros cuantos. Un ir, venir y devenir mundial. El año en el que el mundo sigue girando, cual balón de futbol disparado por Mario Kempes en el estadio de River Plate, mismo que coronaría a los de casa. 1978, doce meses para recordar.

Tres Papas distintos en un año oran en el Vaticano por la paz, misma que se asoma entre los cielos del mundo cuando la URSS firma el Tratado de Tlatelolco en el que se comprometía a no usar bombas atómicas en Latinoamérica. Por otro lado, las franjas y las estrellas se tiñen de blanco y firman los Acuerdos de Paz de Camp David con mandatarios de Egipto e Israel y con la mediación del presidente de los EE. UU., Jimmy Carter.

El cine se peina con Vaselina y se pone bailarín con temas que hasta la fecha te levantan de la silla o por lo menos te alborotan los pies. La esperanza en forma de capa y calzoncillos rojos cubre al mundo, mismos que portaba un huérfano alienígena de muy buen corazón, tanto como sus músculos. Nada más que Superman The Movie. En algún cementerio de Suiza —y sin causar gracia alguna— son robados los restos del humorista Charles Chaplin. Once semanas después eran por fin recuperados. La pantalla chica tiene problemas de mal genio y se mira verdosa con Lou Ferrigno como Hulk y Bill Bixby como el doctor David Bruce Banner.

Nos suspendemos unas horas en el aire y varios días en el espacio. Tres estadounidenses cruzan por primera vez el océano Atlántico a borde del globo Double Eagle ll y con 137 horas y seis minutos, rompen el récord de permanencia en el aire. A una altura un tanto más elevada, los astronautas rusos Yuri Romanenko y Georgi Greshko permanecen 96 días en el espacio —igualmente una cifra récord—.

Argentina es —como siempre— uno de los países en los que más fervientemente se vive el futbol. Pero de momento no es lugar para un mundial, la gente denuncia un régimen violento, pero el presidente de la FIFA, Joao Havelange, pasa eso por alto e inclusive elogia la dictadura militar de Videla. Con un Mario Kempes formidable, la albiceleste gana por primera vez la tan codiciada copa, venciendo a Holanda por tres a uno.

Mientras, en México se cocina uno de los temas que compenetraría en la sociedad para perdurar hasta las actuales reuniones, borracheras y soledades —Volcán—. En la genialísima voz de José José y como parte del álbum que, con el mismo nombre, se convierte en uno de los más exitosos. Y en el otro lado del mundo, The Rolling Stones anuncian la salida de su nuevo material de estudio —Some Girls—, aunque esa es una noticia que podrías escuchar mañana, por que los ingleses parecen ser verdaderamente eternos. Y qué bueno que lo sean, que lo parezcan.

¿Quieres saber más de los locos años 80? Visita nuestras tiendas y llévate la cápsula del tiempo de Algarabía para recordar.

También te interesará leer:

1992: Año Internacional del Espacio

1980: mucho de todo y poco de nada

2000: el año bisiesto que despide a un milenio

Marvel y DC

busca en algarabía

Evento

Publicidad

Newsletter Algarabía