Algarabia extra

Psicokinesis para matar

En 1970, Nina Kulagina, una rusa con poderes psicokinéticos demostró en un laboratorio de Leningrado que era capaz de controlar a voluntad el latido del corazón de una rana y, en un momento dado, detenerlo por completo.

En 1970, Nina Kulagina, una rusa con poderes psicokinéticos —podía mover y deformar objetos con el poder de su mente— demostró en un laboratorio de Leningrado que era capaz de controlar a voluntad el latido del corazón de una rana y, en un momento dado, detenerlo por completo. La KGB pretendía utilizar este poder contra seres humanos… y realizar asesinatos imposibles de detectar.

Durante la Guerra Fría aparecieron vídeos, en blanco y negro en los que Nina parecía mover objetos sin tocarlos, demostrando sus habilidades bajo condiciones supuestamente controladas por las autoridades soviéticas.

A finales de la década de los años setenta, un ataque cardíaco obligó a Nina a disminuir sus actividades. Luego comenzó a experimentar constantes dolores en brazos y piernas, falta de coordinación y vértigo, posiblemente producto del uso constante de sus “poderes”. Por ese motivo limitó la telequinesis a situaciones controladas y muy escasas.

Rayos electromagnéticos, ataques psíquicos, psychotronics y otros secretos al fin revelados en Algarabía Extra 03: Lo insólito y lo sobrenatural.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE