Ideas

Mito: Con esmero y dedicación cualquiera puede salir de pobre

¿Por qué es más probable que uno descienda a otros niveles económicos en lugar de ascender?

La igualdad de oportunidades ha sido uno de los ideales recurrentes en los movimientos sociales de la historia; por ejemplo, ¿cómo olvidar el lema de «Libertad, Igualdad y Fraternidad» que definió a la Revolución Francesa? Perseguir esta utopía le costó la cabeza a más de uno.

O al menos eso se cree, ya que en lugar
 de revueltas sociales se enarbola la bandera de la educación obligatoria como medio para lograr movilidad social, entendiendo a ésta como «la facilidad con que las personas pueden ascender al siguiente estrato socioeconómico».

¿Sería entonces el talento más el deseo de concretar objetivos claros, aderezado con un título universitario la «fórmula mágica» que lograría en México una sociedad más igualitaria?

Al menos en teoría y en papel eso luce muy bien.

Pero en la práctica sucede algo completamente diferente de acuerdo con el Informe de Movilidad Social en México 2013: Imagina tu futuro1 Realizado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias., en el cual se analizaron datos de mexicanos de entre 24 y 64 años de diversas regiones del país, a quienes se les hizo una serie de preguntas sobre su pasado, su presente y la promesa del futuro. A continuación se muestran algunos de estos resultados.

Dinero

La mitad de la gente que proviene del estrato socioeconómico más bajo —48 de cada 100 mexicanos— se queda ahí de por vida; por tanto hereda esa condición a sus hijos. En el otro extremo, 52 de cada 100 mexicanos con mayores recursos también permanecen en su estrato de origen. En síntesis: los de abajo no suben y los de arriba no bajan.

s2-ideas-movilidadsocial-grafica1

Dinero, bendito dinero

Educación

El 47% de los entrevistados sin estudios básicos expresó que su expectativa era que sus hijos terminaran una carrera profesional, pero en la práctica solo 5%
de los hijos de padres sin estudios terminaron la universidad. El porcentaje se incrementa a 20% cuando los padres terminaron la secundaria y hasta 59% si el padre es profesionista.

El grado de movilidad social es un indicador que mide la igualdad de oportunidades en una sociedad.

Con ello se comprueba que, más que un asunto de «ganas o deseos», acceder a una profesión —o el grado profesional— también se hereda.

Profesión de los padres

s2-ideas-movilidadsocial-amadecasa

Si los padres trabajan en el comercio o en un trabajo
 de oficina que requiera pocas habilidades técnicas,
 los hijos sólo tienen 20% de probabilidad de tener un trabajo altamente calificado y mejor pagado. Si el padre tiene un trabajo de alta calificación, la probabilidad sube hasta 61% para sus hijos. Se repite el esquema de que los hijos siguen los pasos de sus padres.

s2-ideas-movilidadsocial-grafica2

Diferencias entre hombres y mujeres

Las mujeres tienen más alta movilidad social que 
los hombres, pero lo más probable es que se deba al matrimonio y no necesariamente a que hayan logrado una educación superior. Las mujeres de niveles altos tienen más probabilidad de bajar en la escala, quizás también influidas por su cambio de situación marital —un divorcio, por ejemplo.

Para las mujeres hay dos situaciones peculiares en los extremos: uno es el llamado «techo de cristal» para 
las altamente capacitadas que les evita avanzar, y el 
otro es el «suelo pegajoso»2 Tanto «techo de cristal» como «suelo pegajoso» son expresiones que se usan en los estudios de género. La primera se refiere a la barrera invisible y difícil de traspasar que las mujeres profesionistas encuentran en el ámbito laboral. La segunda se refiere a la fuerza que las mantiene atrapadas en el trabajo doméstico y les impide trabajar fuera del hogar. para quienes están en el quintil más bajo y no les permite salir de su precariedad.

La condición de invisibilidad de ambos conceptos se debe a que no existen reglas escritas ni mecanismos sociales formalmente establecidos que impongan dicha limitación a las mujeres, pero en las prácticas cotidianas son muy evidentes.

Hablemos de estereotipos de género

La posibilidad de que una mujer tenga un trabajo remunerado está influenciada por el nivel educativo del padre. Si el padre terminó la primaria, su hija tiene la misma oportunidad de estar empleada o desempleada; si el padre terminó una carrera profesional la hija tiene 71% de probabilidades de tener un empleo. A mayor educación del padre, mayor inclusión laboral.

s2-ideas-movilidadsocial-grafica3

Para los hombres, independientemente del nivel educativo de su padre, la probabilidad de que tengan un trabajo remunerado será del 85%, esto está relacionado con la cuestión cultural de que el hombre es el proveedor y que no le queda otra mas que mantener, porque «ser mantenido» no es una opción socialmente aceptable.

Si pudiéramos explicar de forma gráfica y esclarecedora la movilidad social sería así:

En un salón de clases, por ejemplo, se le da a cada estudiante una bola de papel. Cada uno, desde su lugar, tiene una oportunidad para arrojar su bola para que caiga dentro de un bote de basura que está al frente de la clase. Los de la primera fila, que representan a la clase privilegiada de la población, le atinarán con facilidad, sin embargo a los de atrás, que representan a la clase menos privilegiada, se les dificultará anotar debido a la distancia y los obstáculos.

Así es la movilidad social, mientras más abajo se esté en la escala de la riqueza, más difícil será acceder al primer nivel, es decir, el de los ricos.

¿Te cayó el veinte?

Entérate de qué depende el éxito y el fracaso cuando «soñamos con subir en la escala social» en la edición 124 de Algarabía.

También te interesará conocer:

De la riqueza gastronómica del México prehispánico
Cómo fabricar una almendra
La agitada inspiración del Dr. Atl
Caballeros y damas…

Publicidad

Cabello o pelo

busca en algarabía

Publicidad

Newsletter Algarabía

Publicidad

Publicidad

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE