Ideas

«El niño», ilustrador de mirada fría

A los 83 años de edad, Enrique Metinides continúa haciendo imágenes, y llenando su vasta coleccionando de juguetes que comenzó desde hace más de cuarenta años.

Mejor conocido como «El Niño», Enrique Metinides es un fotoperiodista mexicano de nota roja que tuvo sus inicios en la fotografía desde los siete años de edad, gracias al regalo de su papá: una bolsa llena de rollos y una cámara análoga. El resultado: un inocente lleno de imaginación que jugaba a tomar fotos de carros chocados afuera de los ministerios públicos.

Nació en la Ciudad de México en 1934. Su infancia la vivió cómodamente gracias al negocio de su padre –una tienda que vendía cámaras y rollos a los turistas—y él disfrutaba de películas de gangsters y detectives –de Al Capone, eran sus favoritas.

Enrique Metinides desde pequeño hizo los juegos y juguetes a un lado para ser siempre fiel a su cámara.

s22-arte-enrique_metinides_joven

Cuando tenía siete años recibió un regalo que le cambiaría la vida: una cámara –Brownie Junior, con seis cartuchos para fotos en blanco y negro de 6x6—. Paseaba con ella a todas partes y comenzó a fotografiar las estatuas del Centro y de Paseo de la Reforma, incluso tomaba fotos de la pantalla del cine en la que se proyectaban películas de policías y ladrones.

Dos años más tarde ya estaba fotografiando autos chocados y escenas de accidentes cerca de su delegación. Tuvo que aprender a entablar conversaciones con la policía para ganar su confianza y amistad –lo cual no le resultó tan difícil por el negocio restaurantero de su padre. «El Niño» –como mejor lo conocía la mayoría— parecía tener una pizca de sensibilidad antes estas catástrofes cuando apenas tenía once años, pues fue a esa edad cuando vio el cadáver de un decapitado, y no dudo en captarlo a través de su cámara, mostrando la cabeza en sus manos.

Desarrolló un estómago tan fuerte que pudo hacer las mejores fotografías de nota roja de la Ciudad de México por 50 años.

Consiguió su primer trabajo gracias a  Antonio «El Indio» Velázquez, fotógrafo de La Prensa, quien lo vio en un accidente retratando los detalles del suceso y le dijo que fuera a la oficina para ver su trabajo, con el cual quedó muy impresionado. También trabajo para el diario Zócalo y algunas revistas como Alarma, Crimen, Guerra al Crimen, Policía, Magazine de Policía, Jaque al Crimen, Nota Roja, Prensa Roja.

s22-arte-enrique

Desde luego sus mejores amigos fueron bomberos, paramédicos, policías, quienes permitían que los acompañara a donde se tuviera que retratar la catástrofe –incluso a veces llegaba antes que ellos, y sus fotografías servían para resolver el delito—. Su físico no salió intacto a lo largo de su carrera como fotoperiodista: lo atropellaron dos veces, tuvo siete costillas rotas, dos infartos y un dedo roto, pero nunca dejó de fotografiar.

«Suicida en torre de luz» fue una imagen que logró al percatarse del terrible propósito de un hombre trepado sobre una estructura, a varios metros de altura, y reaccionar inmediatamente para acudir a la escena, no muy lejos de donde estaba –prácticamente a un edificio frente a él–. La foto salió publicada en mayo de 1971, en el diario La Prensa con la siguiente nota: «Yo quería saber como era la muerte, 'dijo Antonio N., de 45 años de edad, después de que dos hombres del equipo de rescate le persuadieron para no saltar. El hombre no tenía trabajo y dijo tener una gran cantidad de preocupaciones».

s22-arte-enrique-2

 

También en Algarabía te interesará ver:

> El retratista peregrino

> Kankabal: Talento emergente

> La melodía lastimera en el arresto de Ella

> Weston y Modotti en México

 

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE