X
Ciencia

Criptografía

No se trata de la ciencia que estudia la kriptonita, ni tampoco es ciencia ficción.

La criptografía es el arte de escribir en clave secreta o de modo enigmático y, aunque pueda sonar absurdo —¿para qué escribir un mensaje o cualquier cosa si los otros no lo van
 a entender?—, hay una razón.

La palabra criptografía proviene del griego kryptós, «oculto o escondido», y grafía, «escritura»; literalmente: «escritura oculta». Pero también se aplica al desciframiento de tal escritura o criptoanálisis.

Conoce las máquinas de Turing y las botellas de Klein

Los mensajes encriptados han existido casi desde que el hombre empezó a escribir y se pueden rastrear en tablillas y pergaminos sumerios y egipcios. Así que no será necesario repasar todas las épocas históricas para describir cómo, al lado de manuscritos legibles, se introducían mensajes cifrados y cómo este ejercicio derivó en una complejidad tal que los mensajes llegaron a ser encriptados por máquinas como la Enigma1 Esta máquina disponía de un mecanismo de cifrado rotatorio. La primera patente, de 1919, es obra de Alexander Koch, Arthur Scherbius y Richard Ritter. La primera máquina que perteneció el ejército alemán fue adquirida por la Marina en 1929. —empleada por los nazis en la ii Guerra Mundial—, y cómo, además, descifrarlos fue determinante para que los aliados ganaran la guerra.

Puede ser que los otros no lo entiendan, pero «otro», el único que me interesa que lo lea, sí podrá.

Si bien la utilidad de la criptografía en la guerra, el espionaje, la diplomacia y las intrigas es obvia, hoy en día el uso de Internet significa un nuevo y complejísimo mundo de información cifrada, de tal manera que, cuando uno captura sus datos para hacer, digamos, una compra con tarjeta de crédito, los sistemas encriptan dicha información en una serie de algoritmos muy sofisticados y complejos para brindar al usuario seguridad y confidencialidad.

Los protagonistas

Para encriptar un mensaje es necesario reunir una serie de elementos:

Cabe destacar que en criptografía no es lo mismo clave que código, aunque cotidianamente se utilicen como sinónimos.

El término código se aplica para la sustitución de frases o conjuntos de palabras, al ocultar un mensaje, como, por ejemplo, el famoso «Día D», que en realidad se refería al
«6 de junio de 1944». En cambio, las claves sustituyen letras, dígitos y símbolos empleados en un texto plano.

Criptosistemas 

Así como extensa es la historia del hombre, es vasta la diversidad de técnicas de cifrado existentes, que van desde técnicas muy simples, como el Ro13, que sustituye cada letra por la situada trece puestos más adelante —la palabra adicción se escribiría npuooubz—, hasta las de gran complejidad,
que utilizan algoritmos y ecuaciones que sólo mediante una computadora es posible procesar, como la de una «firma digital», la cual garantiza que el firmante acepta ser el firmante y da al receptor la seguridad de que el mensaje no ha sido alterado.

Lo fundamental es entender que hay dos maneras clásicas
 de cifrar un mensaje: por sustitución o por transposición.

Además, hay que mencionar que la criptografía se realiza 
en cuatro modalidades distintas: la simétrica, en la que se
 usa la misma clave tanto para cifrar como para descifrar un mensaje; la asimétrica, que es más compleja aún, pues se emplean dos claves de cifrado, una pública y la otra privada, que sólo el destinatario conoce; la elíptica, que tiene una base matemática basada en la elipse; y la híbrida, que combina la simétrica y la asimétrica.

Pero, para dejar de hablar en abstracto, aquí les presentamos el funcionamiento de algunos criptosistemas básicos.

  • Murciélago. El sistema de esta clave se basa en la sustitución; en un texto claro, las letras que coinciden con las de la palabra murciélago serán sustituidas con el número correspondiente:
    s36-ciencia-murcielago
    La palabra Algarabía quedaría escrita como: 768727b47 —la b queda intacta, pues no aparece dentro de la palabra murciélago.
  • Clave 3+. Este sencillo sistema fue instituido por Julio César; en él, cada letra es sustituida por la que está tres posiciones más adelante en el abecedario. La palabra revista quedaría escrita así: uhylvwd.

s36-ciencia-mas-3La inconveniencia de este sistema es que es tan simple que puede ser descifrado por la frecuencia de uso de las letras.

  • Cenit Polar. En este sistema cada letra que coincida con las de cenit polar se sustituye por la letra que esté arriba o abajo, según el caso:

 

s36-ciencia-cenit

Por ejemplo, la frase «te quiero mucho» quedaría escrita así: RO quAOTE muPhE.

Sería interminable presentar más y más códigos. Los simples son muchos y los complejos ¡son secretos! Sólo hay que tener en cuenta que, cada vez que navegamos por Internet o que abrimos nuestro mail, estamos usando criptogramas, y que los sistemas están cifrando y descifrando toda la información que nosotros proporcionamos.

 

 

También te interesará conocer:

Entre la ironía y el sarcasmo

Diálogo de lo soso y lo salado

La cuarta dimensión

¿Por qué envejecemos?

 

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE