Algarabía 145 Arte

Otto Dix: un agitador visual

La labor de este artista pasó furtivamente por distintas vanguardias, para conocer su propia línea, su verdadero yo.

El pintor alemán Otto Dix ha sido calificado con todos los adjetivos posibles, lo mismo por su obra que por su vida y sus convicciones que, en su caso, son la misma cosa: anarquista, realista, pornográfico, conservador, alienado, violento, desafiante, rechazado, cruento, enfermo, olvidado.

El empezar del siglo xx implicó la detonación de una serie de vanguardias que buscaban renovar cómo expresar la realidad circundante bajo nuevas miradas, tesis, intenciones y proposiciones que transformaron el objetivo del arte. Grupos de artistas se reunían en torno a ideas semejantes expuestas en manifiestos y preceptos que los hacían producir obras con un común denominador, aunque diferenciadas por personalidad, regiones y épocas.

Otto desde el comienzo

Es en este contexto que nace Otto Dix (Gera 1891-Singen 1969), hijo de una pareja de obreros; bajo la influencia de su madre —que fue poeta en su juventud— estuvo expuesto
 al arte desde muy temprana edad. A los 15 años ya era aprendiz en el taller de Carl Senff y más tarde se colocó en la Academia de Artes Aplicadas de la ciudad de Dresde donde se volvió un asiduo visitante de la Galería de los Grandes Maestros de la pintura alemana, él mismo se consideraba discípulo de Hans Baldung, Lucas Cranach y Matthias Grünewald, de quienes adoptó el realismo necesario para pintar su presente y su futuro.

Un presente marcado por la industrialización que Dix, de alguna manera se negaba a aceptar, que le era ominoso por las condiciones sociales y políticas, porque las máquinas y las nuevas tecnologías cada vez mantenían más aislado al individuo de su entorno.

–Acércate también a «El Bosco»: ¿devoción o locura?

Dix se convirtió así en un sociólogo, observador agudo de la realidad, que pone especial énfasis en los detalles con los que ataca y expone la degradación y los errores políticos
y sociales.

Fue expresionista, cubofuturista, realista, objetivista, pero sobre todo, fue auténtico y fiel a sus principios, amigo de la verdad sin importar que al pintarla, ésta ofenda.

Se cataloga a sí mismo como un ser de acción política y a su arte como un medio de agitación1 Dietmar Elger, Expresionismo, Colonia: Tashen, 1988, pp. 215-217.: «Tienes que ver todo con tus propios ojos o no cuenta. Yo tenía que ver todo. Tuve que experimentar en carne propia las altas y bajas de la vida, por eso fui a la guerra como voluntario. Tal vez hoy piensen que era un verdadero militar, pero
 así fue como tuve la oportunidad de 
crear estas pinturas que muestran los 
horrores de la guerra».

s40-arte-La-Trinchera-1918

La trinchera, 1918

OTTO DIX/BILDKUNST/SOMAAP/MÉXICO/2016

Para entonces 
su búsqueda arrojaba obras de carácter
 expresionista por su crudeza y colorido.
 Sin embargo, también destacan cuadros 
cuyo estilo pone de manifiesto la 
influencia de otras vanguardias como 
el cubismo y el futurismo que, si bien
 origina obras casi abstractas, debido a sus preceptos y conceptos divisionistas,
 no impide que Otto mantenga su
 estilo figurativo de carácter realista,
 y como muestra quedaron sus 115 
autorretratos.

Dix desde las trincheras

Durante la i Guerra Mundial Otto se las arregló para «encontrar belleza» en esta gran tragedia y fue criticado 
por ello. Para poder expresar el sentimiento que se tiene al poner la bayoneta en el estómago del enemigo y enterrarla, estaba el expresionismo.

Documentó la guerra en más de 500 dibujos y una serie muy importante de aguafuertes que realizó después de la guerra basado en fotografías. Tal vez no sea Dix el que plasma la belleza, sino el espectador que encuentra en su obra lo sublime, la inefable atracción por el horror: la muerte, la destrucción, la nada, la sinrazón, el atroz silencio que sigue a una batalla.

Para narrar el efecto del estallido de una granada se sirvió del dinamismo del futurismo para captar la velocidad, la intensidad, la energía.

Se dice que es probable que si Dix no hubiese encontrado 
en el arte un refugio y belleza en lo que veía, por cruel que fuera, hubiese sucumbido psicológicamente, tal como sucedió a muchos de sus compañeros como Kokoshka, Beckmann, Grosz y Kirchner o los que cayeron en combate como Marc, Macke o Morgner.

La sociedad de Weimar

[Los alemanes] aprendieron a considerar la vida como una aventura salvaje,
el resultado no dependía de su propio esfuerzo sino de siniestras y misteriosas fuerzas.

Thomas Mann

El crítico Alex Ross señala que: «Tras la i Guerra Mundial
 y la desaparición del Imperio Germano, el nacimiento de la República de Weimar buscaba una nueva democracia que hizo de Berlín una ciudad de posibilidades y contrastes, un abanico amplio y brillante que prometía tanto bienestar como amenazas.

Albergó lo mismo comunistas, nazis, social-demócratas y nacionalistas, que neobjetivistas, expresionistas, dadaístas y los últimos románticos: un crisol de oposiciones2 Alex Ross, The rest is noise: Listening to the Twentieth Century, Nueva York: Picador, 2007, pp. 195-198.». Fue un sueño que muy pronto se convirtió en pesadilla: la caída del Kaiser, los estragos de la postguerra, una desmedida inflación y el desastre de la sociedad que
no estaba preparada pare recibir a los excombatientes ni para sostenerse a sí misma detonaron una crisis social y económica en la naciente república.

s40-arte-tropas-de-asalto

Tropas de asalto adelantadas con máscaras de gas, 1924. ifa.

OTTO DIX/BILDKUNST/SOMAAP/MÉXICO/2016

Dix luchaba por entender y explicar aquello que subyacía tras estos eventos. Su estilo torna hacia la nueva objetividad o verismo, que le permite apegarse a la realidad de manera brutal. Su postura llegó al punto de no entenderse, de ser ambivalente, pues aunque estaba interesado en las víctimas de la sociedad, también las condenaba por su falta de sensibilidad y valores, pero tampoco tomaba posición al lado de los verdugos.

Con fe en el desarrollo, en una generación creativa y capaz de disfrutar de la vida, [...], queremos procurarnos vida y brazos libres frente a las viejas fuerzas establecidas. Todo aquel que exprese directamente y sin fantasía lo que le mueve a crear, pertenece a nuestro grupo3 Manifiesto expresionista del Puente, 1906..

Ernst Ludwig Kirchner

 

Sus personajes eran de todos los segmentos, eran opuestos y expuestos de manera contradictoria y desde fuera. Para él, las calles eran un inmenso mercado de modelos —recuerdan sus alumnos—: mujeres, judíos, socialistas, inválidos, limosneros, quemados, destrozados, escondidos, abandonados, desesperados e ignorados que se convierten
en síntomas descarnados de la avaricia, la obscenidad y la sordidez de las clases explotadoras, la burguesía, los militares, la prensa, la industria y el capitalismo.

Otto pervertiDix

Sin duda otro de sus grandes temas, sin dejar en absoluto 
la violencia y la agresividad, es el erotismo, por decirlo
 de una manera suave, pero en realidad se trata de sexo y pornografía. El erotismo es algo elegante y sutil; en las manos y pinceles de nuestro autor es arrebato y crudeza.

La mujer significaba una aventura absoluta para él, la buscaba en las calles compulsivamente, era su droga.

Su adicción a ella creció, su apetito por la variedad era inacabable: mujeres de todo tipo, las del burdel, las del arrabal, las de casa, las de servicio, las cantantes que ocultan su edad, igual que las embarazadas o las trabajadoras. No son más que esclavas pasivas, modelos no contratadas que exhiben sus senos, sus nalgas, sus cuerpos semidesnudos, sus muslos con medias y sin ellas, cuerpos a la venta, cuerpos y más cuerpos inmorales.

–Conoce el amor que alimentó la rebeldía

Una de sus más controvertidas obras es Muchacha frente
 al espejo, el desnudo de una joven que refleja un cuerpo avejentado de senos caídos, grotesco. En él Dix trata de decir que es hermoso lo que se piensa feo u ofensivo. Por este cuadro fue acusado de obscenidad y llevado a juicio.

s40-arte-La-periodista-sylvia-von-Harder-1926

Retrato de la periodista Sylvia Von Harden, 1926. Musée National d’art Moderne, centre Georges Pompidou.

OTTO DIX/BILDKUNST/SOMAAP/MÉXICO/2016

Desde entonces fue el hijo menos grato de su patria. Si ya lo era desde antes, con esto consiguió ser odiado, marginado y, sin embargo, para cierta minoría adinerada resultaba sumamente atractivo que el pintor malencarado les hiciera un retrato, de tal manera que completó muchos de ellos.

El paisaje influyó en él, la falta de la ciudad y las cosas que suceden en ella lo transformaron de un cuadro a otro: de realista social pasó a ruralista pastoral. Conoce más de su repentino cambio –que no duró mucho–, de su lucha para no ser ignorado por los burócratas en la edición especial germana de Algarabía.

buy-now-Algarabia-145

 


Por primera vez en la Ciudad de México se exhibirá una retrospectiva de los periodos creativos de este artista; a partir del 12 de octubre y hasta el 15 de enero de 2017 no te pierdas en el munal la exposición: Otto Dix. Violencia y pasión –como parte de la celebración del Año Dual México-Alemania.

 

 

 

 

También te interesará conocer:

La campaña antitabaco nazi

El drama de una esperanza de vida

El refugio del Tercer Reich

Arte estridentista

 

Publicidad

Güey

busca en algarabía

Newsletter Algarabía

– Publicidad –

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE