#115

Jane Austen

La escritora inglesa de principios del siglo XIX está más vigente que nunca; su popularidad crece y sigue atrapando a nuevas generaciones de adeptos.

La escritora inglesa de principios del siglo xix está más vigente que nunca; su popularidad crece y sigue atrapando a nuevas generaciones de adeptos que encuentran en sus personajes, situaciones y lenguaje, algo que, a la fecha, todavía nos hace sentido. He aquí un intento de dilucidar el porqué.

Nosotros no los olvidamos tan fácil como ustedes. Esto se debe más a nuestro destino que a nuestro mérito. No es algo que hayamos escogido. Vivimos calladamente confinadas a la casa, nuestros sentimientos nos carcomen. Ustedes tienen otras cosas: una profesión, metas, objetivos, negocios de uno u otro tipo que los conectan con el mundo, que los mantienen ocupados y les permiten ir moldeando sus opiniones. Desde mi punto de vista, el único privilegio que tenemos nosotras —créanme, ser mujer no es nada envidiable— es el de amar más cuando la existencia y la esperanza se han ido.
Jane Austen, Persuasion —Persuasión— (1918).1 Trad. de la autora.

Jane Austen es, hoy por hoy, una de las franquicias anglosajonas más exitosas. De sus escasas seis novelas se han hecho más de 60 adaptaciones a películas y series de televisión, sin contar los interminables capítulos o guiones en que es nombrada o en los cuales existen referencias a ella.

En Internet, si uno googlea su nombre obtiene ¡más de 18 millones de resultados! Cerca de 5 millones de páginas web la mencionan en algún documento y existen 643 sitios de relevancia mediática dedicados a ella, incluso hay un parque temático llamado Austenland.

En Amazon, si se teclea su nombre se obtiene la friolera de 17 446 resultados, mientras que eBay arroja 6 521, entre ediciones de sus obras, películas y libros con análisis y críticas, además de souvenirs, juegos de trivia, memorabilia: carteras, teteras, barajas, camisetas, calcetines, aromatizantes de casa, cobijas, títeres, estampas, calcomanías, fundas para smartphones, joyería, placas de coche y vestidos; así como manuales de etiqueta, guías para enamorarse, libros de recetas, juegos de papelería, y un muuuy largo etcétera. Hay 92 páginas en Facebook dedicadas a la autora inglesa, entre otras más que honran cada una de las novelas y las películas más recientes, así como grupos de lectura, juegos, sociedades y bibliotecas en todo el mundo —además de adaptaciones de algunas de sus obras en versión zombie.

Todo esto es impresionante, ¿no? Pero la pregunta que seguramente todos nos hacemos es: ¿a qué se debe la fama tan encrespada de esta mujer que nació hace casi 240 años, cuyas tramas corresponden a otro mundo y cuyos personajes son de una época de lo más lejana? Es cierto que sus libros están muy bien escritos, son muy entretenidos —sobre todo para las mujeres— y que tienen un humor ácido y gran sarcasmo, pero ¿da pa’ tanto? ¿O es sólo producto de la mercadotecnia,
el poder adquisitivo y 
el consumismo de los británicos y los gringos?

literatura-interior1

Empecemos por el principio

Jane Austen nació en 1775 en el pueblo de Steventon, en el condado de Hampshire, al sur de Inglaterra. Fue la séptima de ocho hijos del reverendo George Austen, un párroco perteneciente a la tercera clase de la Inglaterra de la Regencia. Y cuando digo «tercera clase» me refiero a la clase de campo «acomodada», formada
por banqueros, médicos, terratenientes, clérigos y personas con gran fortuna cuyas actividades estaban muy arraigadas en las de la alta sociedad, en donde se
le ponía especial atención a los visos, los gestos, las costumbres y los modos. Fue ésta también una época especial en donde se dieron muchos cambios políticos y económicos.

En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y, tras la muerte del padre, en 1805, viajaron primero a Southampton y luego a Chawton, otro pueblo de Hampshire, donde
la escritora redactó la mayoría de sus novelas. La suya fue una vida sin grandes acontecimientos, sin casi nada que perturbara la placidez de una existencia pequeñoburguesa y provinciana; sólo muy de vez en cuando realizaba uno que otro viaje a Londres.

literatura-interior2

Educada principalmente por su padre, leyó durante su infancia a autores como Walter Scott, Samuel Johnson y Samuel Richardson, pero sobre todo, novelas: melodramas románticos o góticos de autoras famosas de la época.2 Como Ann Radcliffe (1764-1823), Frances Burney (1752-1840) y Maria Edgeworth (1768-1849). Pero Jane tenía un talento innato que empezó a ejercer desde chica, al escribir historias y obras de teatro para entretener a su familia. Era algo así como su pasatiempo —recordemos que aquella era una época
en que las personas se solazaban unas a otras con sus propios talentos— y ¡qué simpática la niña! Tanto los padres como los hermanos, cuando empezaron a ver que realmente era muy ingeniosa y tenía un estilo propio —que la distinguía radicalmente tanto de la novela romántica, tan de moda en ese momento, como del realismo popular que practicarían William Thackeray
o Charles Dickens—, la animaron a publicar sus obras, aunque esto no ocurriría sino hasta 1811.

Sigue leyendo la historia de Jane Austen y por qué se volvió un fenómeno en Algarabía 115.

Lo que Jane Austen vio

Pride and Prejudice and zombies ⎯adaptación al cine⎯:

Comments are closed.

Comunicar

busca en algarabía

Publicidad

Publicidad

Chingonerías

Chingado amor

Publicidad

Para escribir mejor

De acuerdo a / de acuerdo con

Publicidad

– Publicidad –

Newsletter Algarabía

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE